El ángel negro…

Entre guirnaldas de fuego cayeron los ángeles rebeldes.
Y en su descenso, mientras se precipitaban vertiginosamente en el vacío, padecieron un suplicio semejante al de quienes acaban de perder la vista, ya que de la misma manera que la oscuridad es más atroz para quienes han conocido la luz, la privación de la gracia causa un sufrimiento más profundo en quienes antes conocieron su calor.

Anuncios

Blog de WordPress.com.

Subir ↑